Cuatro anclas de estabilidad

“Venida la decimacuarta noche, y siendo llevados a través del mar Adriático, a la medianoche los marineros sospecharon que estaban cerca de tierra; 28y echando la sonda, hallaron veinte brazas; y pasando un poco más adelante, volviendo a echar la sonda, hallaron quince brazas. 29Y temiendo dar en escollos, echaron cuatro anclas por la popa, y ansiaban que se hiciese de día.”

Hechos 27:27

 

Pregunta:
¿Cómo podemos permanecer estables en medio de la tormenta?

 

 

Introducción:


El apóstol Pablo en su calidad de prisionero debía comparecer en Roma ante Cesar. En el viaje, que tocaría varios puertos, le acontecería una tempestad feroz que se desata en forma de huracán por espacio de 15 días.

En medio del relato de Lucas en el libro de Hechos de los Apóstoles, aparecen detalles de navegación que nos parecen asombrosos, al punto de ceñir la nave pasando sogas por debajo para que no se partiera.

La tempestad llevaba la embarcación de un lado al otro hasta que en un momento arrojaron 4 anclas para no dar contra escollos, mientras esperaban el amanecer.

 

4 Anclas mientras esperamos que amanezca

 

1- ORACION:

En medio de la tormenta Pablo oraba. (Vs.23)

Richard Newton escribió: ”La causa principal de mi pobreza e ineficacia es debida a una inexplicable negligencia en la oración. Puedo escribir, leer, conversar y oír con voluntad presta; pero la oración es más intima y espiritual que estas cosas y por eso mi corazón carnal fácilmente la rehuye. La oración, la paciencia  y la fe nunca quedan sin efecto. Hace tiempo que he aprendido que si llego a ser un ministro será por la oración y la fe. Cuando mi corazón esta en aptitud y libertad para orar, cualquier otra tarea es comparativamente sencilla”

Martín Lutero: Si abandonara la oración por un solo día, perdería una gran parte del fuego
de la fe”


“Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

Mr. 11:24

2- VALENTIA

 

“Solamente esfuérzate y sé muy valiente”
Josué 1:8

En medio de la tormenta Pablo alentaba a tener buen animo! (vs 25) El temor es el peor consejero en tiempo de crisis. El temor paraliza. El temor agiganta los problemas y nos hace perder la dimensión de fe en un Dios Todopoderoso.
Es necesario tener buen animo, ya ello redunda en una actitud valiente para enfrentar crisis.

 

3- PACIENCIA


Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia”.
Stg.1:2-3

Por espacio de 15 días la embarcación se movía de un extremo a otro, los resultados no eran los esperados, la tormenta no se calmo inmediatamente, pero todos se salvaron.

Muchas veces, los resultados de las cosas no son como lo esperamos, pero aguardando con paciencia será echa la voluntad del Señor.

“…porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Heb. 10:36

 

4- FE

 

En el versículo 34, Pablo declara a los tripulantes desconcertados que “ni un cabello de ninguno vosotros perecerá.” Eso es fe, la certeza de lo que se espera.
Cuando arrojamos el ancla de la fe en medio de la tormenta, ella trae confianza y por lo tanto paz a nuestra vida.
”Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”